Himno

Himno

    En el año 1937 la Dirección General de Bellas Artes del Ministerio de Instrucción Pública abrió un concurso para premiar canciones de guerra, entre la que seleccionaría aquellas que tuvieran, a la vez que un carácter popular, una cierta dignidad literaria y musical. Se presentaron 117, de las que solo 6, Uníos hermanos proletarios, Canto a la flota republicana, Venguemos a los caídos, Himno, Canto nocturno en las trincheras y Nueva humanidad, fueron seleccionadas. (Carlos Palacio, "Colección de Canciones de Lucha")

Himno

Texto: Carlos Ordóñez
Música: Carlos Ordóñez

Nuestro pueblo cubierto de gloría
en la lucha se apresta a vencer,
porque sabe que con la victoria
un mundo nuevo podrá nacer,
y al honrar de esta modo su historia
sólo sus cadenas puede perder.

Adelante, camaradas,
a la victoria marchar
las manos entrelazadas
en prueba de lealtad,
y salga de éstas jornadas
forjada nuestra unidad.

Cuando estaba tramando el fascismo
su traición canallesca Y feroz,
no contó con la unión y heroísmo
del pueblo, que escucha una sola voz,
y ha fundido en un símbolo mismo,
el martillo y el yunque, el libro y la hoz.

Adelante, proletarios,
forjemos todos la unión,
marxistas y libertarios,
unidos de corazón.
Y sólo sean contrarios
los judas de la traición.

El Octubre glorioso empezamos
en Asturias la lucha final,
y si entonces victorias logramos
en una pelea tan desigual,
si ahora todos unidos, luchamos
triunfante veremos nuestro ideal.

Adelante, ciudadanos,
en pie por la Humanidad.
El fascio por nuestras manos
ha de morir sin piedad,
que no tolera tiranos
quien ama la libertad.