Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/altavoz/public_html/plugins/content/jw_allvideos/jw_allvideos.php on line 42

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/altavoz/public_html/plugins/content/jw_allvideos/jw_allvideos.php on line 43

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/altavoz/public_html/plugins/content/jw_allvideos/jw_allvideos.php on line 75

Strict Standards: Declaration of JParameter::loadSetupFile() should be compatible with JRegistry::loadSetupFile() in /home/altavoz/public_html/libraries/joomla/html/parameter.php on line 0

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/altavoz/public_html/plugins/content/jw_allvideos/jw_allvideos/includes/helper.php on line 18

Das Bataillon Edgar André (El Batallón Edgar André)

Das Bataillon Edgar André

    El 22 de octubre de 1936 se formó el batallón alemán Edgar André, de unos 650 hombres, que estaba constituido principalmente por alemanes y austriacos, aunque también se le unían voluntarios de los países escandinavos y balcánicos. Lo mandaba Hans Kahle, ex oficial del ejército imperial alemán y veterano de la Primera Guerra Mundial. Edgar André fue un resistente antinazi de origen belga, decapitado en Alemania. El Batallón era uno de los tres batallones de de la XI Brigada Internacional, junto con el Comuna de París y Dombrowski, y participó en la defensa de Madrid y en la batalla del Jarama.
 
    Agradecemos a Manuel Alonso Comerma que nos enviara la letra de esta canción.
 

Das Bataillon Edgar André

Música: Max Singer
Letra: Erich Weinert

Als Franco Spanien überfiel
Da stand die Freiheit auf dem Spiel,
Die unser aller ist.
Drum setzte sich die Welt zur Wehr
Wir kamen über Land und Meer
Pack dein Gepäck, Fascist!

Die Freiheit ist unser Gefährte,
Es kämpft in ihrem Geist,
Das Bataillon das Kampf bewährte,
Das Edgar André heißt,
Das Bataillon das Kampf bewährte,
Das Edgar André heißt.

Als vor Madrid sie standen schon,
Stand auch das André Bataillon
Und schlug sie übern Fluß.
So hielten wir der Feind vom Land,
Mit Spaniens Brüdern hand in hand.
Gewehr bereit zum schuß!

Die Freiheit ist unser Gefährte,
Es kämpft in ihrem Geist,
Das Bataillon das Kampf bewährte,
Das Edgar André heißt,
Das Bataillon das Kampf bewährte,
Das Edgar André heißt.

 

El batallón Edgar André

(adaptación al español)

Cuando Franco se lanzó al asalto de España,
peligraba la Libertad,
que es de todos nosotros.
El mundo entero se dispuso a defenderla
y vinimos aquí, cruzando mares y tierras.
¡Prepara tus maletas, fascista!

La libertad es nuestra compañera.
Está luchando, inspirado por ella,
el batallón forjado en los combates,
el Batallón Edgar andré.
El batallón forjado en los combates,
el Batallón Edgar andré.

Cuando ya estaban a las puertas de Madrid,
se encontraton allí con el Batallón André,
que les obligo a retirarse al otro lado del río.
Así liberamos ese trozo de tierra, junto con los hemanos españoles,
¡con el fusil listo para disparar!

La libertad es nuestra compañera.
Está luchando, inspirado por ella,
el batallón forjado en los combates,
el Batallón Edgar andré.
El batallón forjado en los combates,
el Batallón Edgar andré.

Llegará la victoria, llegara el día
en que daremos el último golpe,
en que caera la bandera enemoga,
y una vez la tierra de España sea libre,
llegará la hora de Alemania,
y nuestro será el mundo.

La libertad es nuestra compañera.
Está luchando, inspirado por ella,
el batallón forjado en los combates,
el Batallón Edgar andré.
El batallón forjado en los combates,
el Batallón Edgar andré.
 

    Un miliciano alemán, del Batallón Edgar André, explica el motivo de venir a luchar contra el fascismo
    En onda corta 40,6 y 31,14 ha radiado la Radioestación U. G. T., controlada por la Unión de Radiotelegrafistas españoles, una charla entre su "speaker“ alemana y un miliciano del batallón Edgar André, de la Brigada Internacional. Publicamos aquí la traducción de esta charla:
    "Speaker“: Dime, camarada: ¿por qué has venido a España? ¿Cuáles son tus motivos de venir por aquí?
    Miliciano: Vengo ahora mismo del frente para contarlo a todos los que escuchan. Soy un antifascista alemán. Amo a mi país y por este motivo tuve que abandonarlo. Esto parece una contradicción, pero es así. Con la llegada de Hitler al poder entró en mi país el barbarismo más indigno que jamás ha conocido un pueblo a través de la Historia. La reacción más cavernícola en todas las redes de la vida societaria, asesinatos cobardes cometidos en los mejores hombres del pueblo alemán, en aquellos que todavía tienen honor, que quieren el progreso, que defienden el mejor de los bienes: la cultura alemana; en una palabra, la reacción oscura de la Edad Media celebró su resurrección. Pero esta reacción no quiere quedarse a las puertas de Alemania; quiere posar sus garras al mundo entero, quiere la guerra, quiere destrozar a los pequeños Estados y quitarles la independencia. Quiere derribar la barrera fuerte de la Unión Soviética y de sus aliados, los Estados democráticos, para izar en todas partes la bandera del asesinato entre hermanos, del desorden y de la destrucción. De acuerdo con Mussolini en todas estas bases, el fascismo hitleriano encontró en las pandillas de generales de Portugal, y en Franco y Mola, no sólo buenos ayudantes, sino gentes que están dispuestos a vender a su país. Y en unión de Hitler y Mussolini quieren ahogar la joven democracia española. Por esto luchar en España no sólo es cosa del pueblo español, sino que, como va dirigida e iniciada por el fascismo internacional, es una lucha contra la democracia internacional.
Como no quiero que el pueblo español sufra los mismos horrores que el pueblo alemán: como creo sinceramente que sería horrible si la democracia española, tan recientemente escapada de la oscuridad de siglos bajo la cual la mantenían la nobleza, los terratenientes, la iglesia y los generales, fuese ahogada por el fascismo internacional, he acudido a este país para colaborar con todas mis fuerzas, para salvar a la libertad, a la democracia, y con ellas a la paz. Creo que el deber moral más alto de cada hombre que ama la libertad, el progreso, la cultura y la paz era estar allí donde se defienden los ideales más elevados de la Humanidad. Y como no me gustan palabras, sino hechos, me alisté en las filas de los combatientes españoles que luchan por la libertad, que defienden una causa mundial.
    "Speaker“: ¿Y qué hiciste antes? ¿Cuál era tu profesión? ¿Cuánto ganabas?
    Miliciano: En mi país trabajé como capataz metalúrgico en las mayores empresas, en Siemens, en A.E.G. y fuí uno de los que más ganaban entre los obreros alemanes. Nuestro salario era el doble del de un obrero especializado. Ultimamente trabajé en Francia, donde ganaba 50 francos al día. Cuando el pueblo español se halló en peligro dejé mi trabajo para venir a España.
    "Speaker“: ¿Cuántos años tienes?
    Miliciano: Tengo treinta y cuatro.
    "Speaker“: ¿Eres casado? ¿Tienes hijos?
    Miliciano: Sí, mujer y dos hijos.  
    "Speaker“: ¿Y qué ha dicho tu mujer cuando te decidiste a dejar tu trabajo y luchar en España?
    Miliciano: Mi mujer tiene la misma convicción que yo, que es justo me haya entregado en cuerpo y alma a la causa española.
    "Speaker“: ¿Y cómo viven tu mujer y los niños hoy sin ti?
    Miliciano: Llevan una vida dificilísima bajo el fascismo. Este quiere vengar en mi mujer e hijos el ideal del padre. Mi mujer trabaja con un salario ínfimo ...
    "Speaker“: Dime: ¿qué impresiónes te ha causado el pueblo español desde que entraste en contacto con él y con su lucha?
    Miliciano: Mis experiencias en la trinchera y en la retaguardia me han demostrado cuán heroicamente lucha el pueblo español, cuya desgracia es el bloqueo de la compra de armas. Mañana, cuando los países democráticos hagan lo mismo que hacen los países fascistas con Franco y Mola, es decir, que cuando manden armas, su defensa podrá ser la ofensiva más audaz.
    "Speaker“: ¿Has observado personalmente si los fascistas están provistos de armas alemanas?
    Miliciano: Cada día en el frente se demuestra que ellos luchan con armas alemanas e italianas. Las granadas que irrumpen en nuestras líneas llevan las letras K. E., es decir, que provienen de la casa Krupp en Essen y he encontrado centenares de balas dumdum, de origen italiano. Oficiales italianos, que han sido muertos en la lucha por nuestra tropa y que los rebeldes no pudieron llevar en la huida, demuestran que muchos de los jefes y técnicos de los facciosos son extranjeros. Hemos oído hablar alemán desde las trincheras enemigas.
Con nuestra presencia queremos anular la vergüenza que el fascismo alemán ha llevado hacia España. La mayoría de las tropas con las cuales nos enfrentamos son moras y del Tercio. El pueblo español lucha con su gobierno legítimo. Mi opiníon política, que hay que derribar, ante todo, al fascismo, como a la expresión de la reacción más sangrienta, que acepta todos los medios para esclavizar a un pueblo: esta mi opinión política se ha fortificado aún en el fuego de las trincheras. La lucha española, en la cual participo en la primera línea de fuego.
    "Speaker“: ¿Cómo colaboráis vosotros, los camaradas extranjeros, con los compañeros españoles?
    Miliciano: El contacto es magnífico y hay una camaradería, señales de una profunda amistad. Voluntad común nos une contra un enemigo común hasta la victoria; la sangre común vertida nos une aún más. Socialistas, comunistas, anarquistas, democráticos, todos los antifascistas luchamos mano a mano. Y al lado del frente militar común se desarrolla el frente político común. Estamos profundamente conmovidos: luchamos como bloque unido, bloque de granito, bloque antifascista. Nuestros pensamientos son los mismos: tenemos que derribar al fascismo. La lucha liberadora del pueblo español debe triunfar sobre Franco y Mola, y con este triunfo se conseguirá asimismo el triunfo sobre Hitler y Mussolini. (El Socialista, 17 de noviembre de 1936)


Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/altavoz/public_html/plugins/content/jw_allvideos/jw_allvideos/includes/helper.php on line 18