Os Pinos (Los Pinos)

Os Pinos

    Este himno simboliza la lucha de los gallegos por las libertades regionales. Data de últimos del siglo pasado. La letra la escribió el poeta gallego Pondal y la música Chané que, emigrado, murió en la Habana. Los restos del músico, que supo interpretar los anhelos del pueblos gallego, fueron llevados a su patria, enterrándosele en La Coruña. (Carlos Palacio, "Colección de Canciones de Lucha", Febrero 1939)

    El himno gallego "Os Pinos" que se estrenó el 20 de diciembre de 1907, en el Gran Teatro de La Habana, fue producto del espíritu creador de la Galicia inmigrante, al igual que la bandera y el escudo. El himno fue el resultado del esfuerzo de coordinación de José Fontenla Leal, el cual le encargó a Curros Enríquez (importante figura gallega que residía en La Habana) que escribiese la letra y la música a Castro "Chané", pero Curros no fue capaz de componerlo rápidamente y Fontenla decidió escoger el poema Os Pinos de Eduardo Pondal. Para la música se contó con Pascual Veiga.
    El motivo central del himno es que Galicia despierte de su sueño y emprenda el camino hacia la libertad.
    Desde 1907 hasta 1923 el himno gallego fue cantado por regionalistas y agraristas en sus actos y poco a poco fue siendo aceptado por muchos más. Los centralistas lo asumirán, finalmente, en la campaña electoral de 1977. Durante la época anterior a la República se prohibieron todos los símbolos regionales. Entonces, las sociedades gallegas de America intensificaron su interés por la expresión pública del himno. Con la II República el amor hacia el se intensificó como expresión de una Región dentro del Estado Integral que se había constituido. Durante el período franquista, hasta la etapa de aperturismo, solo se cantaba, como mucho, en actos culturales y como una canción más dentro del folklore gallego.

Os Pinos

Letra: Eduardo Pondal

Música: Pascual Veiga

¿Qué din os rumorosos
na costa verdecente
ao raio transparente
do prácido luar?
¿Qué din as altas copas
de escuro arume arpado
co seu ben compasado
monótono fungar?

Do teu verdor cinguido
e de benignos astros
confín dos verdes castros
e valeroso chan,
non des a esquecemento
da inxuria o rudo encono;
desperta do teu sono
fogar de Breogán.

Os bos e xenerosos
a nosa voz entenden
e con arroubo atenden
o noso ronco son,
mais sóo os iñorantes
e féridos e duros,
imbéciles e escuros
non nos entenden, non.

Os tempos son chegados
dos bardos das edades
que as vosas vaguedades
cumprido fin terán;
pois, donde quer, xigante
a nosa voz pregoa
a redenzón da boa
nazón de Breogán.

Los Pinos

(Traducción al castellano)

¿Qué decís rumorosos,
en la verdeante costa
al transparente rayo
de la luna tranquila?
¿Qué decís altas copas
de oscuro pino arpadas
con vuestro acompasado
monótono zumbar?

De tu verdor ceñido
y de benignos astros,
confín de los verdes castros
y valeroso solar,
no le des al olvido
de la injuria y el encono;
despierta de tu sueño,
hogar de Breogán.

Los buenos y generosos
nuestra voz entienden,
y con arrobo atienden
nuestro ronco sonido,
pero sólo los ignorantes,
los fieros y duros,
imbéciles y oscuros
no nos entienden, no.

Ya llegaron los tiempos
de los antiguos bardos
en que vuestro abandono
cumplido fin tendrá;
pues donde quiera gigante
nuestra voz ya pregona
la redención de la buena
nación de Breogán.

Que a la noble prole enseñen
fortísimos acentos
no frágiles conceptos
que a las vírgenes van;
sino robustos ecos
que, ¡oh patria! bien recuerdas
de las sonoras cuerdas
del arpa de Breogán.

Estima no se alcanza
con vil gemido blando
pues quien pide rogando
su voz olvidarán;
no así al rumor gigante
sublime y parecido
al intrépido sonido
de las armas de Breogán.

Gallegos, sed fuertes,
prestos a grandes hechos;
aparejad los pechos
a igual glorioso afán;
hijos de los nobles celtas,
fuertes y peregrinos
luchad por los destinos
del solar de Breogán.